Priego, el pueblo con título de ciudad entre la Sierra y la Alcarria de Cuenca.



priego-cuenca-pueblo
 

Priego es un pueblo de la provincia de Cuenca que destaca por que es uno de los pueblos más bonitos y que mejor acogida dan a los turistas.

La situación que tiene Priego dentro de Cuenca como provincia es un enclave único y privilegiado, se encuentra entre las zonas de la Serranía Alta y la Alcarria. Priego está dentro de ls pueblos de la provincia de Cuenca que están incluidos en la ruta del mimbre junto con Villaconejos de Trabaque, Cañamares, Fuertéscusa, Cañizares y Beteta y también está considerado ser “la puerta de la Serranía conquense”, título honorífico que consigue reflejar su gran belleza.

Priego está a unos 850 metros por encima del nivel del mar y cuenta con unos 1.200 habitantes, a pesar de su tamaño, ofrece a los turistas una completa oferta en lo que al sector servicios se refiere para que cualquier visitante recuerde a Priego por la hospitalidad con la que recoge a todos y cada uno de los visitantes.

Priego, Historia y patrimonio vivos en la provincia de Cuenca.

Priego comenzó a existir hace muchos siglos, se desconoce el nombre que en sus inicios podría tener. Estos restos nos cuentan la existencia de un poblado íbero muy cerca del actual casco urbano. También se han encontrado restos romanos en el puente Allende (aun en pie) y el yacimiento de Vereles.

Se cree que también una población musulmana, pero no restos encontrados no son concluyentes al respecto, aunque leyendas como la de “La Mora Encantada”, situada en el paraje de La Canaleja donde existe una cueva bajo el Castillo que se llama “La Cueva del Moro” están muy presentes en Priego. Alfonso X el sabio recompensó a Garci Gómez Carrilo con el regalo de las tierras que hoy los pricenses pisan a diario. Hoy de aquella época sólo queda el Torreón de Despeñaperros que nos saludará a nuestra llegada en la entrada del pueblo justo al lado de un parque llamado “Luis Ocaña”.

Fue Juan II de Castilla quien otorgó a Priego el título de ciudad en 1440.

PALACIO DE LOS CONDES DE PRIEGO

Este palacio que hoy cualquier turista puede visitar fue mandado construir en la Plaza de los Condes en el siglo XVI por el conocido en la zona como “Conde del Milagro” D. Fernando Carrillo de Mendoza. Hoy en día es el actual Ayuntamiento.

PLAZA DE LOS CONDES

Esta plaza de Priego tiene forma rectangular y en uno de los lados menores de ella está el Palacio de Condes y en ambos lados grandes se han construido casas que tienen entre dos y tres pisos.

Cabe destacar las casas situadas en el lado oriental de la plaza, sus fachadas son del siglo XVIII y son de estilo barroco con pinturas con detalles vegetales que las decoran.

IGLESIA DE SAN NICOLÁS DE BARI

Esta iglesia de Priego se comenzó a construir en 1531 por D. Luis Carrillo de Mendoza sobre la que allí había antes de estilo románico y que tenía un tamaño mucho menor. Hoy en día aun podemos encontrar restos de la vieja iglesia en la fachada norte de la iglesia actual. Como anécdota el cantero Pedro de Alviz, que trabajó en la construcción de esta iglesia también estuvo en la construcción del Convento de San Pablo de Cuenca, actual Parador Nacional de Turismo.

En el interior se encuentra la imagen de la Virgen de la Torre, que es la patrona de la localidad de Priego y una de las más visitadas de la provincia de Cuenca.

- Guías recomendadas para visitar Cuenca -




EL HOSPITAL DEL DULCE NOMBRE DE JESÚS

Nunca fue un hospital como tal, sino una casa de hospedaje para pobres que se fundó por Fabian Olvera y Catalina de Ávila en el año 1525. Sus imágenes podemos encontrarlas en el soportal talladas en un artesonado que sirve de protección para la entrada.

LA CÁRCEL DE PRIEGO

Es un filme y robusto edificio que data del siglo XVI. Está construido por gruesas y firmes rocas de sillería talladas en el estilo propio del renacimiento. Actualmente sigue funcionando pero como Centro Cultural. El nombre que actualmente tiene es del del poeta Diego Jesús Jiménez, muy querido en Cuenca y que era de la localidad de Priego.

LA PUERTA DE MOLINA

Esta puerta está situada en la calle que tiene el mismo nombre, Calle de Molina. Es una antigua puerta de entrada a la ciudad que está en la muralla de Priego.

El entorno Natural de Priego

Sin ninguna duda el atractivo que tiene Priego para los turistas pasa por el pintoresco y único entorno natural que lo hacen uno de los más bellos que visitar de la provincia de Cuenca. El paisaje, modelado milimétricamente por los ríos Escabas, Guadiela y Trabaque durante muchos siglos, es el elemento que monta la columna vertebral sobre el paisaje pricense.

EL RÍO ESCABAS

Este río es el culpable de haber roto a lo largo de los siglos la llanura y haber creado lo que hoy en uno de los atractivos más vistosos de toda la provincia de Cuenca para los turistas, el Estrecho de Priego. Este estrecho se abre paso a través de un hoz muy profunda recogiendo las últimas pinceladas de este espectacular paisaje de Priego el “bosque de galería” que hay alrededor del cauce del Río Escabas.

A lo largo de todo el cauce de este río de Priego es muy fácil encontrar restos y vestigios procedentes de otras época ya pasadas tales como antiguos restos de martinetes o de molinos harineros además de hayazgos que prueban que hace siglos allí hubo antiguas civilizaciones tales como la celtíbera, que dejo su rastro en el “Castro de la Piedra de Castillejo” o el “Puente de Allende” y la “Vía Romana” que son de procedencia ambos de la época romana.

Este río Escabas no hace demasiados años era uno de los ríos de la provincia de Cuenca por el que los gancheros bajaban enormes pinos desde la Serranía Alta hasta Aranjuez. José Luis Sampedro nos dejo ese detalle en su famosa novela “El Río que nos lleva”, pues es precisamente en este río donde comienza la historia que el autor nos relata.

El río Escabas culmina en posiblemente una de las zonas más bellas de todo el paraje, una zona repleta de escarpes, zona que es hogar de bellísimas aves como el halcón peregrino, buitre leonado o la majestuosa águila real. Las colonias de buitres son bastante sencillas de ver, y hasta es posible como pasa en otras ocasiones que acompañen a los turistas de Cuenca y especialmente de esta zona por la subida de la estrecha carretera que finaliza en el Convento de San Miguel de las Victorias donde el espectacular paisaje conseguirá a los turistas y visitantes  disfrutar del estrecho de Priego, alcanzar con la vista las sinuosas curvas paisajísticas de la Alcarria Conquense ademas de la continua presencia de aves rapaces de bella presencia.

EL RÍO TRABAQUE

Este río Trabaque tiene un paisaje del tipo alcarreño, muy diferente al que ofrecía a los turistas de la provincia de Cuenca el paisaje de el río Escabas. Iremos acompañados toda la visita con unos agradables compañeros, los agradables olores a espliego, romero y tomillo. Su curso no es demasiado largo, pero es su humilde recorrido es capaz de haber excavado una bonita hoz visitable por cualquier visitante o turista y de alimentar con su agua a una productiva vega de mimbre que a cualquier turista refresca en el camino que recorre.

Existen, al igual que en la zona del río Escabas, multitud de restos que aseguran la existencia de antiguas civilizaciones que estuvieron asentadas por el cauce de este río, entre ellas podemos destacar para que el turista visite el poblado romano de Vereles, además durante el recorrido el visitante podrá descubrir los incontables restos íberos que existen por toda la zona. Durante el recorrido, será muy fácil también que el turista de esta zona de la provincia de Cuenca pueda disfrutar de la presencia del milano real y el milano negro, el águila ratonera, el mochuelo común o el vistoso abejaruco, uno de los pájaros que con sus llamativos colores metálicos más contrastan con el paisaje de la zona.

EL RÍO GUADIELA

Este es el río más alejado del casco urbano de Priego y por lo tanto más complicado de visitar por los turistas. Su cauce es un recorrido que está prácticamente perdido por la zona interior de la serranía conquense, una zona de espesos pinares, una grande y rica fauna y una inspiradora y sabrosa galaxia micológica. Una vez acaba el río su cauce por esta zona llega a la impresionante Hoz de Tragavivos, prácticamente último vestigio de su curso por la zona serrana y su llegada a la zona de la alcarria donde su curso se amansa.

Destacable para los turistas es que imaginen hace unos pocos lustros como los gancheros a través de épicos esfuerzos fueron autores de la gesta de conseguir el descenso de los troncos por todo el cauce.

Deja un comentario